miércoles, 24 de agosto de 2011

Los niños y la guerra

Ella tiene tres años. Me dijo "¿por qué hay guerra en Colombia?". Le iba a responder cuando ella misma dio en el blanco "ya sé, es que mira. Un día vino a Colombia Cristóbal Colón. Él le quería quitar todo el oro a los indiecitos, entonces los indiecitos querían proteger a los niños y así se formó la guerrilla".
Solamente tiene tres años. Como colombiana, sabe que la guerrilla tiene un origen, y que ese origen que plantea no es muy distinto al real, al histórico. 
Sus papás no militan en la izquierda. Sus abuelos son del Opus Dei, votantes del expresidente Uribe incluso para la gobernación de Antioquia. Se le prohibe ver noticieros, telenovelas, cosas para adultos.
Primero, ¿cómo una niña de esa edad ya tiene conciencia de que hay un conflicto? 
No vamos a salir aquí con esa tontería de que los niños y los borrachos siempre dicen la verdad, porque no es cierto. Los niños y los borrachos también mienten, al igual que los locos. Casi en secreto, susurrando, esa niña pronuncia los nombres Tirofijo, Mono Jojoy, Raúl Reyes. Luego, como si fuera algo confidencial, le cuenta a uno: se murieron. 
Segundo, ¿se le puede considerar terrorista, apátrida, cobradora de secuestros, de masacres?
Tercero, ¿no es ya hora de que nuestros niños tengan otras inquietudes, de que a esa edad no los asedie la pregunta de por qué hay una guerra en Colombia? Los niños son gente curiosa que quieren saber el porqué de todo, es decir, de las cosas que los rodean. 
Le pregunté, entonces: si yo tengo una pelea con mi hermanita, ¿la mato, le pego o le cuento a mi mamá? Sin pensarlo, me respondió: uno no puede matar a las personas, sólo a los animalitos, menos a los perritos y  a los gaticos. Entonces ¿le digo a mi mamá? Pues claro, porque tampoco le vas a pegar, te castigan. 
Ya no quise ahondar. Aquí no hay justicia para las víctimas de familiares asesinados, menos van a castigar a los que le pegan a otro. 
No pretendemos, ni mucho menos, plantear que debemos abarcar el conflicto con la visión de esta niña. Sí queremos, porque nos parece importante, ver cómo hasta los más pequeños perciben lo que pasa en el país. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario